Sacher mini de frambuesa

En esta ocasión he preparado para complacer a mi sobrina, estas Sacher mini de frambuesa con forma de semiesferas. Aunque la receta original se hace con mermelada de albaricoque, la de frambuesas combina muy bien con el chocolate. Otra cosa que difiere de la tarta original es el tipo de cobertura que esta vez es un glaseado brillante.

La Sacher es una tarta que he repetido con frecuencia, hace bastante tiempo publiqué una con mermelada de frambuesas y más recientemente, una versión sin gluten.

Ingredientes para 12 Sacher mini de frambuesa

Bizcocho

  • 4 huevos
  • 180 g de chocolate
  • 120 g de mantequilla
  • 180 g de harina
  • 3 cucharadas de café o agua
  • 1 cucharadita de levadura en polvo

Fundir la mantequilla con el chocolate troceado y el agua, dejar templar y añadir las yemas de una en una y la mitad del azúcar.

Montar las claras a punto de nieve suave con la otra mitad del azúcar. Añadir al chocolate en tres veces removiendo suavemente sin batir.

Tamizar la harina con la levadura y añadir en forma de lluvia, mezclar con movimientos envolventes.

Engrasar y enharinar unos moldes semiesféricos de silicona. Llenar con la masa con ayuda de una cuchara de helados hasta las tres cuartas partes.

Cocer en el horno precalentado a 180º durante 25 o 30 minutos.

Dejar templar y desmoldar sobre una rejilla hasta que se enfríen completamente.

Mientras, preparar el relleno.

Sacher mini de frambuesa montajeRelleno

  • ½ bote de mermelada de frambuesa
  • Zumo de medio limón

Poner la mermelada con el zumo en un cacito y calentar hasta que hierva, colar para eliminar las semillas.

Montaje

Abrir las semiesferas por la mitad y rellenar con la mermelada caliente. Cubrir toda la superficie con más mermelada alisando bien con una espátula pequeña. Si se enfría la mermelada, calentarla de nuevo. Guardar en el frigorífico hasta que estén bien frías.

Mientras tanto, preparar la cubierta.

Sacher mini glaseadoCubierta

  • 5 hojas de gelatina
  • 125 ml de agua
  • 100 g de azúcar
  • 150 g de chocolate
  • 60 ml de nata

Poner en remojo la gelatina en 60 ml de agua fría.

Hervir el agua con el azúcar durante unos minutos, apartar del fuego, añadir la nata y el chocolate picado, mezclar bien hasta que se funda. Por último incorporar la gelatina hidratada con su agua.

Pasar la mezcla por un colador y esperar a que la temperatura baje de 35º, removiendo de vez en cuando.

Sacar las Sacher mini de la nevera y colocar cada una sobre un vasito de diámetro menor que su base (como se ve en la foto). Los vasitos se colocan sobre un plato grande.

Echar la cubierta de chocolate sobre las Sacher mini dejando que escurra el sobrante. Esperar un poco y pasar al plato de servir con ayuda de una espátula.

Recoger el chocolate que ha caído en el plato y congelar para utilizar en otra receta.

2 comentarios de “Sacher mini de frambuesa”

  1. Muy interesante combinar con otros sabores. Yo la he hecho hace poco con la mermelada de albaricoque de siempre y también un baño brillante. Aún no la he publicado pero el. Año brillante me resultó muy dulce. Voy a compararlo con el tuyo a ver si por los ingredientes puede resultar menos dulce y si es así lo probaré.
    Gracias por compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.