Mini huerto


Este año, he plantado un calabacín en una maceta. Después de cuatro flores masculinas, se abrió una femenina. Como no quería arriesgarme, le eché una mano a la naturaleza y la fecundé manualmente. Con un bastoncito de algodón se coge polen de la flor masculina y se pone en la femenina.


En una semana el calabacín ya estaba así.
Las flores masculinas, cuando no coinciden en el tiempo con las femeninas, se pueden usar para cocinar. Están muy buenas rellenas de queso y rebozadas con una pasta hecha con huevo, harina y una pizca de levadura en polvo. También se puede usar el preparado para tempura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.