Bagels

Así presenta los bagels el librito de recetas “Cómo hacer el pan y la bollería”:

Este tipo de panecillos es muy común en el desayuno de los judíos, que los consumen calientes acompañados de arenques y huevos”.

La principal diferencia entre el pan corriente y los bagels es que éstos se escaldan en agua hirviendo antes de cocerlos en el horno. Con este método se consigue una corteza brillante y muy crujiente.

bagels_montajeIngredientes para 10 bagels de unos 100 g

  • 580 g de harina
  • 25 g de levadura de panadería
  • 12 g de sal
  • 22 g de aceite de maíz (aquí girasol)
  • 375 ml de agua

En un cuenco grande, disolver la levadura en la mitad del agua tibia, añadir 200 g de harina, mezclar y dejar reposar cubierto con un paño húmedo, en un sitio templado durante 30 o 40 minutos, hasta que doble su volumen.

Disolver la sal en el agua restante y echar sobre la mezcla anterior, añadir toda la harina y amasar, incorporar el aceite y continuar amasando hasta conseguir una masa homogénea.

Cubrir con un paño y dejar reposar durante una hora. Interrumpir el reposo con un breve amasado.

Una vez completada la fermentación, amasar y dividir en piezas de unos 100 g dándoles forma de bola. Dejar en reposo 5 minutos y formar los bagels, haciendo un agujero en el centro de cada pieza. Dejar reposar de nuevo durante 15 minutos. (En este punto, se pueden guardar toda la noche en el frigorífico y por la mañana se continúa con el siguiente paso)

Mientras, poner a hervir agua en una cacerola grande, dejar caer los bagels en el agua hirviendo en grupos de tres, cuando suban a la superficie, sacar con una espumadera, escurrir y colocar en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal, ligeramente engrasado.

bagels_mntaje_2Acabado

  • 1 huevo batido
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • 1 cucharada de semillas de amapola

Untar la superficie de los bagels con huevo batido, cubrir unos con semillas de amapola y otros con sésamo.

Cocer en el horno precalentado a 230º durante 20 minutos, hasta que estén dorados. Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.

Los bagels combinan igual de bien con dulce que con salado, la forma más frecuente de consumirlos es rellenos de crema de queso y salmón ahumado. Recién hechos con jamón o mermelada son también un desayuno estupendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.