Tarta de cumpleaños de Juan de Dios

El chocolate no es para el verano

Ya lo dice Ferrero Rocher, que no fabrica bombones en verano, pero ¿Quién se atreve a aparecer en el cumpleaños de mi sobrino llevando una tarta que no sea de chocolate?
Así que enchufé el ventilador en la cocina y me puse a trabajar.
Todo fue bien hasta que tuve que pegar las galletas al bizcocho con un chocolate que no endurecía. No quedó muy perfecta pero a él le encantó y a los demás les pareció muy buena.

Ingredientes

Bizcocho de chocolate
6 huevos
220 g de chocolate fondant
180 g de mantequilla
180 g de azúcar 
270 g de harina
1 1/2 cucharadita de levadura

Tamizar la harina con la levadura
Fundir el chocolate con la mantequilla, añadir las yemas y mezclar bien. Incorporar la harina.
Montar las claras con el azúcar y añadir a la masa con movimientos envolventes.
Echar en un molde de 15 cm de lado engrasado y enharinado, alisar la superficie y cocer en el horno precalentado a 180º durante 30-40 minutos. Pinchar para ver si está hecho.

Volcar sobre una rejilla y dejar enfriar. 
Se necesitan tres bizcochos cuadrados de unos 4 cm de altura, si no se tienen moldes cuadrados, se puede hacer en una bandeja y cortar tres cuadrados de 15 cm. 


Trufa
180 g de chocolate con leche
90 g de chocolate fondant
300 ml de nata
20 g de mantequilla 
2 hojas de gelatina
2 cucharadas de leche

Poner en remojo la gelatina en agua fría
Montar ligeramente la nata y reservar en frío. Fundir el chocolate con la mantequilla, calentar la leche y disolver la gelatina, añadir al chocolate fundido  y dejar templar, incorporar la nata con movimientos envolventes.

Poner un bizcocho en el plato de servir rellenar con una capa abundante de trufa y repetir con los otros dos, cubrir los laterales alisando bien, una vez montado tiene que medir 15 cm de altura. Dejar enfriar hasta que cuaje, cuatro horas mínimo.

Galletas
350 g de harina 
130 g de azúcar 
150 g de mantequilla 
1 huevo (60 g) 
1 cucharada de miel

1 pellizco de sal

Batir el azúcar con la mantequilla a temperatura ambiente, añadir la miel, el huevo y después la harina con la sal y amasar.
Meter la masa en la nevera media hora.
Extender la masa con el rodillo hasta que tenga medio centímetro de espesor, cortar cuadrados de 4,5 cm de lado, (se necesitan 45 galletas) poner en una bandeja cubierta con papel vegetal y enfriar, mientras calentar el horno a 180º.
Hornear unos 12 minutos, hasta que estén ligeramente doradas, despegarlas del papel con cuidado, esperando un poco para que no se rompan y enfriar sobre una rejilla.

Glasa
Clara de huevo, mejor pasteurizada
Azúcar glas
Zumo de limón
Colorantes

Mezclar la clara con el azúcar y el limón, separar en cinco partes y colorear cada una, para el cubo de Rubik, se necesita rojo, azul, verde, amarillo y blanco.

Pintar nueve galletas de cada color y pegar al cubo con chocolate fundido.

Con estas cantidades sale una tarta enorme, nos reunimos doce personas y sobró más de la mitad, han tenido postre para toda la semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.