Croissants

Después de buscar y comparar montones de recetas de croissants, elegí ésta, de rock the bretzel. He utilizado su método de doblado pero disminuyendo la cantidad de mantequilla. Me animé a prepararlos para desayunar el sábado en casa de mi hermana.
 
Ingredientes
Masa
  • 500 g harina
  • 50 g azúcar
  • 140 ml de leche
  • 140 ml de agua
  • 25 g de levadura
  • 30 g mantequilla
  • 8 g de sal
 
Desmenuzar la levadura en 3 cucharadas de agua templada con el azúcar y esperar hasta que esponje. Mientras poner la harina en un cuenco, echar la mezcla de levadura en el centro, hacer una masa blanda con la harina de los bordes y dejar reposar unos quince minutos, añadir el resto de agua y leche, la sal y el azúcar y amasar. Dejar reposar 10 minutos, añadir la mantequilla blanda y amasar de nuevo, repetir el amasado y reposo, tres veces.
Dejar en sitio templado hasta que doble el volumen. Amasar ligeramente, envolver en plástico y dejar en la nevera por lo menos una hora.
 
Hojaldrado
  • 200 g mantequilla
  • 1 huevo batido para barnizar
 
Colocar la mantequilla entre dos plásticos de cocina y darle forma de cuadrado con ayuda del rodillo, poner a enfriar.
Desenvolver la masa, con la mesa enharinada estirar con el rodillo hasta conseguir un cuadrado mayor que el de mantequilla. Colocar la mantequilla fría sobre la masa y encerrarla bien, después se extiende con el rodillo bien enharinado hasta formar un rectángulo, que se dobla en tres, primero un lado hacia el centro y el otro lado sobre el primero (vuelta sencilla) Dejar reposar en frío 15 minutos. Girar 90º y estirar y doblar los dos lados hacia el centro y después uno sobre otro (vuelta doble) siempre con la mesa enharinada y reposo en frío. En total una vuelta sencilla y una doble, como se ve en la foto.
 
Estirar la masa con el rodillo hasta formar un rectángulo de un grosor de medio centímetro.
Dividirlo en dos a lo largo y cortar en cada parte unos diez triángulos. Estirarlos un poco, hacer una hendidura en la base y enrollar.
Dejar la punta debajo para que no se desenrolle al crecer.
Pintar con huevo batido y dejar que doblen el volumen. Pintar de nuevo y cocer en el horno precalentado a 200º durante 15 o 20 minutos hasta que estén dorados.
 
Después de formados y colocados en la bandeja, pueden guardarse en el frigorífico hasta el día siguiente. Al sacarlos por la mañana se barnizan de huevo y se cuecen. Es lo mejor para tomarlos en el desayuno recién hechos.

Salieron muy ricos, tiernos y hojaldrados, puede que un poco pequeños porque yo quería conseguir veinte. La receta decía entre dieciséis y dieciocho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.