Tarta sencilla de manzana

La receta de esta tarta de manzana, está impresa en un molde de cerámica, regalo de una amiga. Es la tarta de manzana más sencilla que conozco, el relleno sólo lleva dos ingredientes, manzana y azúcar. Aunque se puede simplificar aún más si se usa la masa quebrada ya preparada.
El bizcocho de manzana también es fácil de hacer pero para mí, eso  no es una tarta.

Pasta quebrada
  • 200 g de harina
  • 80 g de mantequilla
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 1 huevo (reservar un poco de clara)
  • 1 poco de agua fría
  • 1 pizca de sal
Poner la harina en una ensaladera, espolvorear con la sal y el azúcar, añadir la mantequilla en trocitos y el aceite. Mezclar hasta que parezca serrín, añadir el huevo y el agua en tres veces, formar una bola y dejar tapada en sitio fresco. Extender con un rodillo y forrar el molde. Pinchar el fondo con un tenedor y conservar en frío mientras se hace el relleno. Pintar con la clara con una brocha.
Relleno
  • 1 Kg de manzanas braeburn
  • 3 cucharadas de azúcar
  • zumo de limón
Pelar las manzanas, cortar en rebanaas finas y rociar con zumo de limón para que no se oxiden.
Colocar de pie en el molde, bien apretadas, formando círculos concéntricos, espolvorear con el azúcar. Cocer en el horno precalentado a 180º, sólo por abajo durante 40 minutos.
Dejar que se enfríe sobre una rejilla y desmoldar en el plato de servir.
El secreto de esta tarta es poner muchas manzanas, todas las que quepan bien apretadas, cuantas más mejor. Está riquísima con las manzanas braeburn que he utilizado, con reinetas, sería la perfección.

La receta de la pasta quebrada es de Simone Ortega.

1 comentario de “Tarta sencilla de manzana”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.