Red velvet

La red velvet es una tarta muy famosa, la he preparado por primera vez a petición de una de mis sobrinas.

Me he basado libremente en la receta del cookbook de Betty Croquer y en la del repostero argentino Osvaldo Gross. Ademas, he reducido mucho la cantidad de azúcar de la crema.

Resulta muy llamativo el contraste entre el blanco de la cubierta y el rojo del bizcocho.

Ingredientes para una tarta Red velvet de 18 cm

Bizcocho

  • 270 g de harina
  • 200 g de azúcar
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • ½ cucharadita de levadura
  • ¼ de cucharadita de sal
  • 10 g de cacao en polvo
  • 200 ml de leche
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 120 ml de aceite
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de vinagre
  • 1 cucharadita de colorante rojo

En primer lugar, mezclar la leche con el zumo de limón y esperar unos minutos. Mientras tanto, mezclar todos los ingredientes secos, harina, levadura, bicarbonato, sal y cacao.

Batir los huevos con el azúcar hasta que blanqueen, añadir el aceite, la leche cortada, el vinagre y el colorante. Seguir batiendo hasta que la mezcla sea uniforme.

Tamizar los ingredientes secos sobre el batido anterior y mezclar bien.

Forrar con papel vegetal, el fondo y las paredes de un molde desmontable de 18 cm de diámetro.

Llenar con la masa, golpear suavemente sobre la mesa y cocer en el horno precalentado a 170º durante una hora. Pinchar el centro con una brocheta para ver si está hecho.

Esperar unos minutos y volcar sobre una rejilla, quitar el papel del fondo y los lados, dejar enfriar completamente. Puede hacerse el día anterior.

Crema

  • 350 g de queso crema
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharada de azúcar
  • 4 cucharadas de azúcar glas

Calentar el zumo con el azúcar y remover hasta que se disuelva, dejar enfriar.

Batir el queso con unas varilla y añadir el zumo en varias veces, a continuación el azúcar glas, batir hasta que esté completamente incorporado. Mantener en frio

Montaje

Cortar el bizcocho en tres capas iguales, poner la primera sobre una rejilla para no manchar el plato de servir. Poner una capa de crema, alisar con una espátula, cubrir con otro bizcocho apretando un poco. Repetir hasta terminar los bizcochos.

Repartir el resto de crema cubriendo toda la tarta, pasar al plato de servir y espolvorear con migas de bizcocho.

Las migas se hacen aprovechando la parte abombada del bizcocho que se elimina para que la tarta quede plana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.